Equipos de Desinfección UV

USOS INDUSTRIALES

Get Adobe Flash Player

USOS DOMESTICOS

Get Adobe Flash Player

La desinfección se considera el principal mecanismo para la inactivación o destrucción de organismos patógenos, ya que esta impide la propagación de enfermedades transmitidas por el agua a los usuarios y al medio ambiente. Esta necesidad ha incrementado el interés en el uso de luz ultravioleta (UV) para la desinfección de agua, debido a que una de sus principales ventajas en comparación con otros métodos de desinfección, es su capacidad de inactivar microorganismos sin provocar la formación de subproductos de desinfección dañinos para el medio, además de ser eficaz contra algunos patógenos resistentes a los desinfectantes de uso común (cloro) específicamente Cryptosporidium y Giardia.

Las lámparas UV emiten luz en el rango de los 200 a 400 nanómetros (nm) , siendo la fuente artificial más eficiente para la generación de radiación UV-C una lámpara de mercurio con descarga de baja presión, que convierte en promedio el 35% de la potencia total de entrada en UV-C. La radiación generada por esta tipo de lámpara monocromática a los 253,9 nm (ver Figura 1), constituye el 85% de la máxima Efectividad Germicida, inactivando en su peak de irradiación a los 5 principales grupos de microorganismos: virus, bacterias, hongos, algas y protozoos.

lampara-baja-presion-monocromatica

  • Principio de Desinfección UV:
La luz Visible forma parte del espectro electromagnético que llega a la tierra, cuyo origen principal proviene del Sol. No obstante, el espectro que cae sobre la tierra no sólo está compuesto de esa luz sino que también de “luces” que no vemos,

como por ejemplo los Rayos X y la luz UV. La radiación UV, cuya longitud de onda está en el rango de 100 a 400 nm, se subdivide a su vez en 4 regiones (Figura 1): Ultravioleta de Vacío (UV-V), Onda Larga (UV-A), Onda Media (UV-B) y Onda Corta (UV-C), de las cuatro, la UV-V sólo puede transmitirse en el vacío, y de las otras tres regiones sólo la UV-A y UV-B, asociadas básicamente con lesiones en la piel, son capaces de llegar naturalmente a la tierra, debido a que la capa de ozono impide que cantidades significativas de UV-C lleguen a la superficie.

Entre las regiones UV-C y UV-B se encuentra el denominado Rango Germicida el cual cubre una sección comprendida entre los 200 a 300 nm, constituido casi en su totalidad por UV-C. En el proceso de desinfección UV, la radiación absorbida en el rango germicida por los bloques que determinan el ADN y ARN produce reacciones fotoquímicas entre núcleos adyacentes, creando moléculas dobles e impidiendo la multiplicación de los microorganismos, inhabilitándolos para causar enfermedades, aún cuando técnicamente todavía estén metabolicamente vivos, lo cual provoca finalmente la inactivación del microorganismo. Este grado de inactivación es determinado por la Dosis germicida aplicada, la cual depende de la sensibilidad a la radiación UV de cada especie y de las condiciones ambientales del medio, por lo cual la Dosis germicida es específica y determinada en forma experimental bajo procedimientos establecidos.

adn-modificado-radiacion-uv